Blog

‘Mr. Robot’: un soplo de aire fresco a las series de hackers

Cuando en la ficción televisiva aparecen hackers, suelen aparecer como herramientas accesorias a la trama o como una oscura amenaza que no puede combatirse con simple fuerza bruta… pero al final sí, tranquilos, que el espectador va a tener su ración de hostias y ‘Murica. El desconocimiento provocado por la naturaleza de su actividad, junto con la etiqueta de glamurosos maestros del  crimen de guante blanco que de manera poco acertada les ha otorgado Hollywood, han hecho que para el cine ‘mainstream’ terminen siendo meros accesorios con los que el héroe pueda lucirse derrotándolos. De hecho, ¿no podrían considerarse muchas películas extensiones de un bárbaro a lo Conan que se aventura en el castillo de un hechicero por orden de un rey para acabar con la amenaza que se cierne sobre el reino?

Fuente: IMDB.com

Fuente: IMDB.com

Ojo: esta visión, quizás un poco naif y simplista, no es la única. También los hay que han probado investigando y dando a los hackers un papel de protagonista. La primera obra que me viene a la mente es Neuromante, la novela considerada fundadora del movimiento cyberpunk por muchos. Neuromante tiene como protagonista a un hacker cuyas acciones en el ciberespacio están descritas de forma confusa y muchas de ellas nunca las llegamos a entender del todo -algo que, estoy convencido, era la intención de William Gibson cuando la escribió… ¡hace más de 30 años!-. Pero la mayoría de las representaciones culturales y artísticas de los hackers llevan ese halo de mago recluso capaz de construir y destruir, ganar o perder, desde su torre de marfil.

Hace poco llegó a mis oídos la existencia de una nueva serie de hackers titulada Mr. Robot, emitida desde hace bien poquito en USA Network. Interesado y sin haber visto aún Black Mirror (lo sé, lo sé, ¡penitenciagite!), vi el piloto no sin cierta suspicacia. Y desde el minuto uno o dos, estuve enganchado una hora a la pantalla y con la boca abierta.

La serie juega con el espectador mediante un protagonista-narrador no fiable

Veréis, antes que los personajes, antes que la situación, antes que las técnicas que el protagonista usa para hackear, lo primero que cautiva del piloto de Mr. Robot es el tono íntimo y cínico del narrador. Porque sí, es una serie de esas con narrador (el propio prota) y es algo que está tan bien insertado que casi es lo que más quieres oír. El sonido es uno de los grandes puntos de apoyo de esta serie: con otras imágenes, la música ambiental sería opresiva, pero aquí crea un clima hipnótico similar al que consigue Peter Joseph en la serie de documentales Zeitgeist.

La serie juega con el espectador mediante un protagonista-narrador no fiable, Elliot (Rami Malek), un chico desencantado con el mundo, en un trabajo que no supone ningún reto para él y con una tremenda ansiedad social, que además coquetea con drogas para olvidarse de su soledad. Elliot es un voyeur: intenta (y suele conseguir) meterse en la intimidad de sus conocidos, averiguando contraseñas no por técnicas informáticas, sino por tácticas psicológicas y jugarretas varias (en el caso de una persona en concreto, hackea su teléfono pidiéndoselo para hacer una llamada). ¿Y qué hace con esta información? Vigilar para ayudar a los que considera buenos y, como todo buen vigilante, ir a por los malos.

Mr. Robot © USA Network

Mr. Robot © USA Network

Elliot es consciente de sus problemas sociales e intenta superarlos, pero es curioso que lo haga antes con sus enemigos que con sus amigos. En su viaje con él, he sentido una mezcla entre lástima y simpatía, ya que me apena ver lo solo que está, pero me gusta su sentido de la justicia. Una justicia que ejecuta sin “magia cibernética”, sino mediante interfaces y gadgets que parecen bien reales. Todo, mientras una historia de conspiración y poder enfrentadas a libertad y anarquía se desarrolla, involucrando a Elliot y a una misteriosa figura, el susodicho Mr. Robot.

Y, la verdad, se supone que tendría que hablar de la aparición de Christian Slater como el titular Mr. Robot, pero lo cierto es que 1)el personaje sale demasiado poco como para juzgarle bien y 2) Rami Malek ROBA EL SHOW. Así que aquí lo dejo, para no alargarme, y os invito a que veáis una serie que ha sido halagada hasta la náusea por crítica y espectadores. Y con razón.

Juntaletras y escribidor con amor por la ciencia ficción y por cualquiera de las dos partes de este binomio. A veces escribo sobre estas cosas o sobre otras que me gusten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Integration by Acurax Wordpress Developers
Visit Us On Twitter