Blog

Los videojuegos violentos no tienen la culpa

Estamos en 2015. A estas alturas la industria de los videojuegos no sólo está totalmente desarrollada sino que lidera el mercado del entretenimiento audiovisual. En el caso de España, los videojuegos llevan una década facturando más que el cine y la música combinados. Y sin embargo es en la prensa de España donde encontramos titulares como este.

Captura de pantalla 2015-04-21 a las 13.36.26

El primer párrafo es de lujo:

“Con una calavera incendiada, así ilustra su perfil de facebook M. P., el menor de 13 años que esta mañana asesinaba a un profesor y hería a otra profesora y a varios compañeros en el instituto Joan Fuster en Barcelona”.

Los siguiente párrafos pasan a describir las aficiones del asesino, un arte en el que ha sido superado por este redactor de ABC:

“A la espera de que el examen psiquiátrico al que será sometido M.P. dé con un diagnóstico, una de las ventanas a las que se han asomado muchos para intentar descifrar a este menor es su página de Facebook. En ella, se resume un chico -del que hay varias fotos- muy aficionado a la serie de zombies “The Walking Dead” -en la que uno de los protagonistas, Daryl Dixon, se sirve de una ballesta para matar a muertos vivientes-, seguidor de la lucha libre norteamericana, que emulaba jugando a su videojuego -W2k15- y de gustos musicales dispares: metal, punk, grunge o el DJ David Guetta. En cuanto a deportes, es fan de del motociclista Valentino Rossi y del futbolista del Atlético de Madrid Arda Turan.”

No voy a entrar en el hecho de que la conexión deliberada entre un personaje ficticio de una serie ficticia que utiliza una ballesta esté cogida muy, muy por los pelos (“uno de los protagonistas” ¿acaso era siquiera el favorito del chaval? ¿había declarado querer emularlo? ) o de que el redactor haya añadido detalles sin importancia como que le gustan las motos y el fútbol: simplemente, esto es lo que pasan cuando se pretende hacer un perfil psicológico a partir de un perfil de Facebook, que sale un artículo deplorable y muy en la línea de “dejarlo caer” que tiene ABC.

Captura de pantalla 2015-04-21 a las 13.46.02

Otro de los ‘grandes’ titulares de ABC

Éste es el periodismo del periódico dirigido por Bieito Rubido, un caballero que afirma que “los diarios son los que hoy hacen buen periodismo en España” sin una pizca de rubor. Aunque claro, no debe haber mucho rubor por allí, porque al mismo tiempo que relacionan el crimen con los ‘The Walking Dead’ y con los videojuegos violentos, hacen una reseña del nuevo Mortal Kombat.

Este es el periodismo que la prensa generalista de España hace cada vez que hay una tragedia como la que ocurrió ayer en un instituto de Barcelona. Tenía ‘a huevo’ meter comillas flanqueando la palabra “periodismo”, era lo fácil. Pero  igual la sorna fácil nos hace pensar que es simplemente un mal ejemplo, una excepción a ese periodismo que no se entrecomilla. Igual las comillas nos ofrecen un púlpito desde donde lanzar las críticas con facilidad, desde el que hablar de un periodismo que hasta yo sabría hacer mejor. No, vamos a ponernos serios.

Los medios tienen un afán de crear un pánico moral y de relacionar a los asesinos con aficiones oscuras, poco entendidas, ‘frikis’, que consideran propias de ‘outsiders’ y gente cuya única reciprocidad con la sociedad es la repugnancia. Es una tendencia que les funciona cada vez menos y por la que cada vez reciben más y merecido escarnio desde las redes sociales, donde los lectores son jóvenes, jugadores de videojuegos violentos, lectores de cómics, espectadores de series de zombies, etcétera, y que, en cambio, no son homicidas en potencia.

¿Esto es algo que sólo se da en España? No. Tenemos ejemplos de periódicos de todo el mundo que se lanzan a publicar cualquier estudio cuyas conclusiones queden bonitas como titular, sin preocuparse por la metodología o la reputación de los investigadores. Siempre preferirán la retórica alarmista de Craig Anderson (refutado por muchos de sus pares) que la de Henry Jenkins. Yo mismo investigué hace años la relación sobre el trato que recibe el tema de los videojuegos violentos en medios británicos y americanos y lo que encontré fue una mezcla de desinformación y retórica ‘doomsdayer‘ más que un miedo fundamentado.

Nos merecemos un periodismo mejor y, afortunadamente, lo estamos obteniendo. A medida que la polilla se va de las redacciones y estas se van llenando de directores más jóvenes y con la mente más abierta, las posturas de los medios cambian. Siempre hay algún “periódico de calidad” dispuesto a explotar la vieja veta del pánico moral para vender más ejemplares o hacer que su noticia tenga más visibilidad mediante la polémica (yo siempre los imagino diciendo “niño, mete esto en el menéame y ponlo en feisbuk, que seguro que lo leen”), posiblemente, eligiendo una imagen con un objetivo muy claro y poco ético, como este artículo de Libertad Digital que, de entre todas las fotos posibles, elige una sobre un juego cuyo objetivo es matar a Kennedy. Sin embargo, aunque seguirán haciendo ruido durante algún tiempo, son los menos.

Quizás por eso casi podamos obviar en este blog la ardua tarea de explicar a la gente, por enésima vez, que la ficción no es el enemigo. La ficción es ficción y es perfectamente distinguible de lo real, independientemente de lo interactiva que sea, porque parte de la base de ser una ‘mentira pactada’. Cruzar la línea de la ficción a la realidad es un acto que implica una responsabilidad del sujeto si es deliberado y enfermedad si es producto de una patología. ¿O vamos a decir que el asesino es la ballesta? A ver cuántas veces sacamos este artículo en portada.

Juntaletras y escribidor con amor por la ciencia ficción y por cualquiera de las dos partes de este binomio. A veces escribo sobre estas cosas o sobre otras que me gusten.

1 Comments

  1. Web Hosting

    En definitiva, faltan estudios concluyentes, el supuesto vinculo causal entre videojuegos y comportamientos agresivos es muy discutible y los expertos son reacios a admitirlo como causante o desencadenante. Solo en casos problematicos puede reforzar el comportamiento violento. De momento, el responsable no es el videojuego, sino el jugador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Widget Powered by Acurax Web Development Company
Visit Us On Twitter