Blog

Amigo Tarantino, no te amo.

No quisiera dejar pasar ni un segundo para empezar a hacer amigos. Así que no veo mejor momento para recordar una de mis más polémicas frases:

“Tarantino, el director de los que no tienen ni puta idea de cine”.

No me juzguéis todavía. He de reconocer que esta controversia barata no es del todo cierta. Pero sí es germen del asunto que me trae hoy aquí. Hace años que observo un comportamiento común entre mis coetáneos. Se trata de la tremenda admiración hacia el fantástico cineasta –para que luego no se diga- Quentin Tarantino. Admiración que se convierte en fanatismo a la hora de explicar sus cine. Fanatismo que se torna extremismo cuando de defenderlo ante ingratos como yo se trata.

tarantino

Y yo me pregunto, amigo Tarantino: ¿Qué les das?

¿Qué tienes para ser idolatrado? ¿Por qué la gente te admira por encima de tantos otros? ¿A qué se debe que tu aura resplandezca siempre brillante? ¿Por qué nadie reconoce que el diálogo de “Like a Virgin” es una gilipollez? ¿Por qué Pulp Fiction me aburre? ¿Por qué, a pesar de tu legión de incondicionales, nadie ha visto Jackie Brown? ¿Por qué Malditos Bastardos me parece tu mejor película? ¿Por qué cada día se te acerca más la barbilla a la boca? ¿Por qué no te metieron en la cárcel por Death Proof? ¿Por qué en Django veo un leve rayo de esperanza? ¿Por qué no te puedo amar como el resto? ¿Qué me pasa, Quentin?

Así que me decidí a revisar de nuevo lo que para muchos es la cúspide de su cine. Kill Bill. Las dos, por si acaso. Quería saber qué era lo que veía la gente en aquel refrito de películas y géneros olvidados. Qué veían en ese popurrí de elementos. En ese remix de panchitos y pipas. En esa recopilación de ambientes y escenas digna de documental de cine. Y entonces, mientras disfrutaba de una lucha con katana en pleno desierto cowboy, lo comprendí.

Tarantino es El Cine. Es el remix de los top de YouTube. El recopilatorio de lo mejor y lo peor metido a capón. Es la lista de “Películas que ver antes de morir” que nunca verás. Tarantino te trae dosis de cine suficientemente asequibles como para ser digeridas. A la gente le gusta tirarse el rollo, le gusta saber de cine y le gusta tener una opinión asentada. Pero no le gusta tragarse mierdas en blanco y negro. La gente pasa de perder tiempo en los clásicos de cine. La gente lo quiere todo ya. Y ahí aparece Quentin Tarantino. Es como el Ferrero Rocher. La exquisitez de Isabel Preysler en el supermercado de barrio. Tarantino es la calidad asequible. Tarantino es una opinión válida, asentada y suficientemente profesional.

Y no sólo es la wikipedia del cine. Tarantino es un Estatus. Tarantino es lo caro de lo barato. Es beber Jack Daniel´s con Coca-Cola. Suficientemente lejos de la pedantería pero un paso por delante de la vulgaridad. Tarantino es quedar bien. Es ver cine sin verlo. Es saber de cine sin saber. Es quedar bien. Saber de todo y de todo entender.

Y yo te alabo. De verdad, fan de Tarantino. Sabia elección. Mejor esto que ser un moñas. Tarantino es la jugada ganadora. ¿Qué quién es mi director favorito? Tarantino, porque es un trasgresor. Y ya está, quedas como un señor. ¿Cine antes de los años ’90? Lo que el Viento se Llevó y alguna de gladiadores.

De ahí que mi frase del inicio no sea del todo acertada. Evolucionaría más bien a:

“Tarantino, el director de los que quieren saber de cine pero en el fondo se la suda”.

Amigo de mis amigos, me gusta el cine y viajar. Escribir vaguedades acerca de mí y pasear. El deporte y la música. Normalmente me encontraréis en la sección de "cine". Nadar es el mejor de los ejercicios.

2 Comments

  1. Alvaro

    Hacer una crítica a la genialidad de un director en base a las personas que les gusta y las que no ademas, de ser una generalización bastante cutre, demuestras que tus argumentos se basan indirectamente en un ad populum. Como cualquier director, Tarantino tiene varios análisis, igual que hay gente que le gusta Eyes Wide Shut por las tetas(que los hay), hay gente que disfruta de Tarantino solamente por la violencia y la sangre, pero es mucho más que eso, es alguien con estilo propio que es capaz de crear escenas y atmósferas increíbles, con su particular humor y su forma de hacer homenajes al maravilloso leone.

    El problema es que en tu crítica se denota la gafapastariana creencia de que hay 2 tipos de cine el de los que saben de cine y el de los que no tienen ni puta idea.

    1. Casper Mondriani

      Hola Álvaro, ante todo gracias por pasarte por aquí y tener un rato para dar tu opinión. En mi blog. y ahora aquí, me sobro a veces y siempre me gusta que haya opiniones y así poder crear debates fructíferos.
      Lo primero, he de decir que en ningún momento “critico la genialidad de un director“. Es más, en algún momento le alabo y hasta llego a decir que “Tarantino es El Cine” (con mayúscula y todo). En este artículo intento centrarme en cómo Tarantino se ha convertido en un director con tanta popularidad y para ello, obviamente, me baso en un criterio populista. Está claro que es una generalización, pero me viene muy bien para darle un ambiente de coña.
      Y luego, difiero contigo en el tema de la gafapastariana distinción de los dos tipos de cine. De hecho el tema completo gira en torno al “término medio-alto” que ofrece Tarantino. Es más, en una creencia que no puedo apoyar porque si no (yo personalmente) me quedaría flotando en la nada.
      Mis, más o menos, respetos a Tarantino, un director del que todavía espero que lo mejor esté por venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Animated Social Media Icons by Acurax Responsive Web Designing Company
Visit Us On Twitter